Endurecen medidas contra migrantes

Con el inicio del gobierno de Donald Trump, no se hicieron esperar la redadas en busca de inmigrantes ilegales y con ellas las deportaciones masivas.

El martes , 21 de febrero, el gobierno estadounidense anunció nuevas medidas sobre el alcance de las deportaciones. En una circular, el Secretario de Seguridad Interna, John Kelly, anunció que la prioridad de las nuevas medidas es la deportación de inmigrantes ilegales o con documentación irregular y con antecedentes criminales.

En la normativa,Kelly, escribió “El auge de la inmigración ilegal en la frontera sur ha sobrepasado a las agencias federales y sus recursos y ha creado una vulnerabilidad de seguridad nacional significativa para Estados Unidos”.

A continuación se mencionarán unas de la nuevas medidas migratorias.

Las expulsiones inmediatas es una de las prioridades de la política migratoria del gobierno estadounidense. El aceleramiento de las deportaciones implica que los agentes de migración y los guardias fronterizos puedan realizar deportaciones de forma inmediata sin tener que presentarlos ante un juez de inmigración. Antes las deportaciones expeditas sólo se realizaban con personas que hubieran entrado a los Estados Unidos en los últimos 14 días o se encontraran en una área de 160 km de distancia de la frontera, ahora esta medida puede afectar a quienes hayan ingresado al país en los últimos dos años, sin importar el lugar en donde se encuentren.

Las personas que sean detenidos al ingresar a los Estados Unidos y tengan que ser presentados ante un juez de inmigración deberán permanecer en un centro de reclusión hasta que sea atendido su caso.

Se le dará prioridad de deportación a los inmigrantes que hayan cometido cualquier tipo de delito, no sólo delitos graves.

Aumentarán el número de contrataciones de agentes de inmigración, las contrataciones ascienden a 10, 000 funcionarios.

Quedó autorizado el inicio de las actividades relacionadas con la ampliación del muro fronterizo entre México y Estados Unidos.

Se propone enjuiciar a los padres que ayuden a sus hijos a entrar ilegalmente a los Estados Unidos.

“Todos aquellos que violen las leyes de inmigración pueden ser sometidos a procedimientos que pueden llevar hasta su expulsión de Estados Unidos”, dijo el departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés).

Ante las nuevas medidas expuestas, organizaciones de derechos humanos se han mostrado preocupadas por las medidas que se tomarán en los próximos años. En su cuenta de twitter. Clara Langa investigadora en temas de migración, , escribió “Las expulsiones expeditas serán un desastre en materia de derechos humanos”.

Nota original en BBC y Miami Herald

Se parte de la discusión