La movilización de este domingo es para apuntalar a Peña y al PRI, alertan activistas.

 

El mayor beneficiado con las marchas del domingo 12 de febrero será el Presidente Enrique Peña Nieto, advirtieron activistas y académicos.

13 manifestaciones, bajo el nombre de “Vibra México”, se llevarán a cabo en distintas sedes del país para rechazar los planes del Presidente de Estados Unidos, Donald Trump. La convocatoria fue hecha por organizaciones de la sociedad civil y universidades del país con carácter apartidista pero líderes políticos han anunciado su presencia en las actividades, e incluso a convocar marchas paralelas. Ahora, organizaciones de la sociedad civil se dividen entre posturas que van desde el respaldo al oficialismo, el derecho de la ciudadanía a manifestarse, hasta el rechazo a participar.

El padre Alejandro Solalinde criticó la “coincidencia” de que la activista Isabel Miranda de Wallace convocase a una marcha llamada “Mexicanos Unidos”, el mismo día que se convocaba la marcha “Vibra México”.

“Yo no puedo decir si la marcha tiene o no legitimidad. Sabemos que ella ha estado siempre aparentemente como una defensora de derechos humanos, pero es en realidad, oficialista. Siempre está del lado del Gobierno y de Peña Nieto y , seguramente, ella está haciendo esa marcha para apoyarlo a él”, dijo el padre.

El presidente del Partido Revolucionario Nacional (PRI), Enrique Ochoa Reza, dijo este jueves que prevé asistir a la marcha del domingo. El padre Solalinde lamentó que políticos aparezcan en estos eventos.

“Ellos no se han unido, por ejemplo, a las marchas con los ciudadanos, o contra el gasolinazo. También ahora aparece Emilio Álvarez Icaza. Claro que acaba de llegar [al país], pero sorprende que justamente se una a esta marcha convocada por panistas, priístas y personas que de alguna manera han estado ligadas al Gobierno”, consideró Solalinde.

El padre Alejandro no sólo adelantó que no participará en la marcha, sino fue más allá al decir que la movilización podría ser un capital político utilizado para la campaña presidencial del 2018.

Los organizadores de la movilización “Vibra México” se han desmarcado de Miranda de Wallace. “Ellos [Miranda de Wallace] tienen una convocatoria distinta de la de nosotros. Coincide en el tema de Trump, pero ellos no están haciendo una exigencia al Gobierno federal, en cambio nosotros sí”, dijo Enrique Cárdenas Sánchez, director ejecutivo del Centro de Estudios Espinosa Yglesias.

Algunas de las otras organizaciones que convocaron “Vibra México” son: Causa en Común, Artículo 19, Amnistía Internacional, la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, el Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia; y el Instituto Mexicano para la Competitividad.

Las exigencias de “Vibra México” al Gobierno federal tienen otros matices. Entre éstas están: la transparencia en las reuniones de negociación con las autoridades de los Estados Unidos; el compromiso de que se están defendiendo los intereses de México en estas negociaciones, y que no se relajen las medias contra la corrupción, impunidad, pobreza y la violación de los derechos humanos.

 

Nota original en Sin Embargo

Se parte de la discusión