México, socio estratégico de Estados Unidos

John D. Negroponte embajador de Estados Unidos en México de 1989 a 1993. James R. Jones embajador de Estados Unidos en México de 1993 a 1997. Jeffrey Davidow embajador de Estados Unidos en México de 1998 a 2002. Antonio Garza embajador de Estados Unidos en México de 2002 a 2009. Carlos Pascual embajador de Estados Unidos en México de 2009 a 2011. Earl Anthony Wayne embajador de Estados Unidos en México de 2011 a 2015.

Los embajadores opinan que México es de enorme importancia para su país y expresaron que tienen fuertes intereses estratégicos en tener una relación de respeto y colaboración con él mientras se trabaja en las diferencias existentes en materia de comercio, seguridad y migración.

“Las relaciones entre Estados Unidos y México afectan la vida cotidiana de más estadounidenses que las relaciones con cualquier otro país, ya sea a través de la cultura, el comercio o los viajes. La prosperidad de los Estados Unidos y la seguridad de nuestra patria se ven profundamente afectados por el tipo de relación que tenemos con nuestro vecino del sur.”

Están seguros que se puede mejorar la relación entre México y los Estados Unidos para el bien de ambos países, pero que se deberán enfrentar varios desafíos sin que llegue a ser una propuesta de ganar-perder. Según los senadores, ambos países pueden ganar seguridad y prosperidad. El revivir la animosidad y la “distancia” es peligroso y va en contra de sus intereses.

“Los seis de nosotros hemos servido como embajadores de Estados Unidos en México, manejando la relación siempre a favor entre las administraciones demócratas y republicanas desde finales de los años ochenta. Hemos visto de primera mano el valor estratégico de trabajar en cooperación con México para abordar problemas comunes, como la delincuencia, el terrorismo y la competencia económica mundial. A lo largo del camino, México se ha convertido en un país más democrático y próspero, convirtiéndolo en un socio mejor y más confiable.”

“Ahora estamos profundamente preocupados por ver esta base sacudida. Las actitudes públicas en ambos países están siendo azotadas por exageradas acusaciones públicas. Los mexicanos creen que su “dignidad” nacional ha sido insultada. Los defensores de una cooperación más estrecha con los Estados Unidos están a la defensiva. Las voces nacionalistas están ganando terreno. Esto no está en el interés a largo plazo de los Estados Unidos.”

Ver la nota original en Washington post

Se parte de la discusión